Casi un 8% de los adultos tiene algún diente de leche. Normalmente, los dientes de leche empiezan a caerse a partir de los 5 años de edad y, entorno, a los 12,  los niños ya suelen tener toda la dentadura definitiva. Sin embargo, hay muchos adultos que siguen conservando alguna pieza de leche

En principio, esto no supone ningún problema para la salud bucodental, pero es importante conocer los motivos para controlar las posibles complicaciones. 

¿Por qué algunos adultos mantienen dientes de leche?

La principal causa de que se mantengan los dientes de leche tras la adolescencia es la llamada agenesia dentaria, es decir, la ausencia de la pieza dental definitiva. Suele ser común en las muelas del juicio, pero también el maxilar superior o los incisivos laterales.

También puede deberse a una falta de espacio, a cuestiones hereditarias o a ciertas enfermedades. 

Riesgos y tratamientos: 

El problema más habitual de los dientes de leche es que no están preparados para durar toda la vida. Son más frágiles y suelen implicar problemas de caries o fracturas. En esos casos, es muy importante extremar la higiene y realizar visitas periódicas al dentista. Además, son más pequeños y pueden provocar una mala alineación o diastemas

Otro riesgo es que se produzca infraoclusión. En este caso, la pieza de leche se mantiene fija y el diente definitivo crece pero no llega a desarrollarse del todo y queda por debajo del resto. 

Si tienes algún diente de leche, recuerda pedir una valoración a tu dentista. En nuestras clínicas dentales José Luis Mejía de Toledo, Belmonte de Tajo y Villafranca de los Caballeros te garantizamos un estudio personalizado con soluciones a medida.