¿Sientes molestias al tomar un helado o, por ejemplo, al cepillarte los dientes? Si tomar alimentos demasiado frío o calientes te resulta doloroso es posible que padezcas sensibilidad dental. De hecho, se trata de uno de los dolores dentales más comunes. 

Seguro que has escuchado este término en muchas ocasiones, pero ¿sabes realmente qué significa y por qué se produce? Te contamos en qué consiste y qué puedes hacer para combatirla. 

 

¿Qué es la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental es un dolor, normalmente agudo y breve, que se produce normalmente cuando los dientes entran en contacto con un estímulo externo, normalmente de carácter térmico. Tiene lugar cuando la dentina, la parte blanda del diente situada debajo del esmalte, queda desprotegida. La dentina está en contacto con diferentes terminaciones nerviosas y, por tanto, cuando las encías se retraen o el esmalte se desgasta, se produce el dolor o las molestias. 

La sensibilidad dental es una patología común que puede ser causada por un cepillado demasiado brusco, una mala alimentación o una higiene inadecuada. Sin embargo, puede ser el primer síntoma de otro tipo de enfermedades bucodentales más complicadas, por lo que es importante consultar siempre al dentista para evitar complicaciones. 

 

¿Cómo puedes combatirla?

  • Utiliza un cepillo de cerdas blandas
  • Cuida tu alimentación: no abuses de alimentos ácidos, como refrescos o vinagre,  que puedan desgastar el esmalte dental. 
  • No te muerdas las uñas ni te metas en la boca objetos como bolígrafos o lápices. Tampoco utilices tus dientes para abrir envases ni cortar
  • Si tu problema viene derivado del bruxismo, valora junto a tu dentista la posibilidad de utilizar una férula de descarga. 
  • Consulta el problema con tu dentista: en nuestras clínicas dentales de Toledo, Villafranca de los Caballeros y Belmonte del Tajo te asesoraremos de forma personalizada para encontrar la mejor solución para ti. Recuerda que la primera visita es gratuita.